Prevención y detección de maltrato a menores

Cuando los catequizandos están con nosotros, están bajo nuestra custodia temporal. Están bajo nuestro cuidado y somos responsables de que nada les ocurra. No se ofrece catequesis en lugares que no sean públicos. NO se toca a un niño ni siquiera con una mirada inadecuada. El catequista es un agente de paz, cuya responsabilidad incluye proteger a los menores a su cargo. Si tenemos catequizandos que presentan conductas inadecuadas, buscamos alternativas. Si aún buscando alternativas no logramos cambios, nos reunimos con los padres o encargados junto a nuestro coordinador para explorar causas y soluciones. Nunca se les habla con menosprecio, gritos, palabras insultantes o reclamos a los niños, esto puede lacerar su autoestima, y conlleva responsabilidad legal.

También es importante saber que el no atender a los niños adecuadamente, no satisfacer sus necesidades básicas e incluso dejarlos solos sin supervisión, es incurrir en negligencia, lo cual es penalizado por Ley.

Por otra parte, es nuestro deber estar alertas ante señales que pudieran denotar que alguno de nuestros pequeños esté siendo víctima de maltrato emocional, psicológico, físico, por agresión o sexual. La doctora Ginnette Sánchez Sánchez, médico de familia, ofreció una conferencia al respecto durante la reunión de coordinadores parroquiales llevada a cabo el 17 de abril de 2010. Nos autorizó a subir su presentación a esta página para el beneficio de todos. Esperamos que la misma aclare sus dudas.

Ċ
Sandra Cruz,
18 abr. 2010 5:00
Comments