Inicio: “Somos un pueblo que confía en Cristo Jesús"

2017 AÑO DE LA CONTEMPLACIÓN

Valor del año:
 Contemplación


Texto bíblico: Jesús invita a Pedro a caminar por encima de las aguas... 

Mateo 14, 22-36 


Lema: ¡Ánimo, contempla a Jesús. No tengas miedo!


“La contemplación cotidiana del Evangelio nos ayuda a tener la verdadera esperanza”.  Papa Francisco



Bienvenidos y bienvenidas a ésta, su página de información, encuentro y apoyo para catequistas de la Diócesis de Caguas y del mundo. Nuestra Diócesis, fue fundada el 4 de noviembre de 1964. Los pastores que el Señor nos ha enviado para dirigir la Diócesis han sido maravillosos. El primero fue Monseñor Rafael Grovas y el segundo, Monseñor Enrique Hernández. Nuestro tercer obispo, fue el Padre Rubén Antonio González Medina. El Padre Obispo Rubén, fue designado por el Papa Francisco, para pastorear la hermana Diócesis de Ponce, su nueva misión a partir del 31 de enero de 2016. Entonces, nuestra Diócesis fue bendecida con la designación de un nuevo pastor, el 2 de febrero de 2017.  ¡Recibimos con alegría y profundo amor a nuestro Obispo, Monseñor Eusebio Ramos Morales! 

El nuevo nombre de la caridad es "SOLIDARIDAD", y hacia eso nos dirigimos en nuestro Plan de Pastoral Diocesano, a cumplir con la encomienda divina de apoyar, acompañar, animar y amar a nuestro prójimo a través de las pequeñas comunidades. "Con firmeza y decisión continuaremos ejerciendo nuestra tarea profética discerniendo dónde está el camino de la verdad y de la vida; levantando nuestra voz en los espacios sociales de nuestros pueblos y ciudades, especialmente, a favor de los excluidos de la sociedad. Queremos estimular la formación de políticos y legisladores cristianos para que contribuyan a la construcción de una sociedad fraterna según los principios de la Doctrina Social de la Iglesia." Mensaje final Aparecida (3). Con este mensaje como inspiración, la Comisión de Catequesis de la Diócesis de Caguas, bajo la coordinación de la Hna. Cleta Marina López Páez, Coordinadora General de
 la Pastoral de Catequesis, realizan con fervor su misión evangelizadora. 
Nos proponemos animar, formar, apoyar, acompañar y amar a nuestros catequistas para que ellos a su vez, acompañen, apoyen, animen y amen a sus catequizandos y sus familias, quienes harán lo propio, con todas las personas a su alrededor. Queremos iniciar una generación consciente, basada en los valores cristianos y humanos que llevarán a nuestro Puerto Rico a ser un país que respire y viva en y desde la paz; ser un pueblo de servidores y servidoras. Por eso, a nuestros catequistas les damos la bienvenida y les decimos "no están solos". Aquí estamos disponibles para ustedes, para escuchar sus inquietudes con la catequesis, sus ideas; atender sus necesidades y dudas. No escatimaremos en esfuerzos para lograr: que el mensaje y enseñanza doctrinal de la Iglesia, llegue uniformemente a todos los catequizandos y familias de nuestra Diócesis; que todos los catequistas hablemos el mismo idioma, poseamos las mismas herramientas, estemos formados a la luz de Aparecida (Quinta Conferencia Episcopal de Latinoamérica y El Caribe 2007) y del Catecismo de la Iglesia Católica. Queremos una catequesis vivencial, rica en experiencias que lleven a nuestros catequizandos a ser testigos y responder el llamado. Catequista, alégrate, el Señor te ha llamado por tu nombre y tu respuesta te ha hecho servidor.

"La misión del catequista es rescatar; sacar del miedo, de la dificultad, de la muerte. 
El catequista enseña, transmite fuego." - P. Rubén-2013


Damos la Bienvenida a S.E.R. Mons. Eusebio Ramos Morales, como nuevo Obispo de la Diócesis de Caguas

Debo decirles que he aceptado esta encomienda en obediencia y comunión filial con el Santo Padre, el Papa Francisco. Tengo como principio medular, en mi vida ministerial, responder con fidelidad al mandato y disposición de servicio que la Iglesia me encomiende, con total libertad, responsabilidad, sinceridad, y con las mayores fuerzas que me permite el Espíritu, a pesar de mi limitada condición humana. Ciertamente, no ha sido fácil aceptar esta nueva encomienda ante el proyecto misionero diocesano que teníamos en nuestras manos. Pero tengo gravado en mi corazón de sacerdote que, desde la ordenación ministerial, ya no nos pertenecemos a nosotros, sino a Jesucristo que nos ha llamado y a su Iglesia que es sacramento visible de vida y salvación. 
Por eso, agradezco a Dios Padre su misericordia con esta designación ministerial y al Santo Padre, el Papa Francisco, la confianza y apoyo ante esta nueva misión episcopal que me encomienda en la Diócesis de Caguas. Les solicito, encarecidamente, al Clero, Religiosos y Pueblo de Dios de esta Diócesis Cagueña, la oración por este Servidor que hoy llega a esta Sede Episcopal. Será el espíritu eclesial de comunión, de fraternidad y de solidaridad que nos vincula en Cristo Jesús y en su amor misericordioso, nuestra mayor fuerza para abrazar juntos este proyecto del Reino de Dios con la pasión y alegría que requiere este ministerio.
 
Agradezco también la presencia de S.E.R. Mons. Rubén A. González Medina, mi predecesor en esta Sede Episcopal; de S.E.R. Mons, Álvaro Corrada del Río, quien fuera su Administrador Diocesano por varios años; como del Rvdo. Padre Antonio Cartagena, Administrador Diocesano durante este último año de administración en esta Diócesis. A ustedes, gracias por su presencia y su celo ministerial, llevado a cabo durante tantos años. Les solicito, fraternalmente, que compartan conmigo su experiencia y su solidaridad ministerial. Se trata de continuar el pastoreo que ustedes realizaron con empeño ministerial y eclesial, pero entrando en sintonía con la realidad diocesana actual y ante la situación histórica que vivimos, como pueblo, y que nos presenta grandes retos y desafíos.

Al venir a Caguas, como Obispo Diocesano, soy consciente que vengo a una Iglesia local con larga historia y con mucha experiencia pastoral. Pero, vengo en sintonía con el proyecto eclesial refrescante y renovador del Papa Francisco. Además, he recibido esta encomienda cuando la Iglesia en Puerto Rico vive la Misión Continental que impulsa una Iglesia discipular misionera, acogedora y servidora, a la que se le llama a ser signo vivo de la misericordia del Padre. La Iglesia tiene que renovarse, continuamente, en sus estructuras y proyectos pastorales, viviendo la conversión que nos pide el Evangelio. Sólo así, puede convertirse en Iglesia Discipular Misionera de puertas abiertas, capaz de generar espacios de comunión, de acogida y de reconciliación para sanar las heridas del pueblo de Dios, especialmente de las personas marcadas por el dolor y el sufrimiento de la injusticia, el odio, la indiferencia, las ideologías y el egoísmo humano. Por esto, impulsaremos el Evangelio con nuestras mayores fuerzas y la vivencia de principios fundamentales, tales como: “conviértanse que el reino de Dios está cerca”, “síganme y los haré pescadores de hombres”, “yo no he vendido a ser servido, sino a servir y a dar la vida por los demás”, “ámense los unos a los otros como yo los he amado”, “sin mí, no pueden hacer nada”, entre otros. El Evangelio tiene que escucharse, siempre, con oídos de nuestro tiempo y corazones humildes y sencillos que nos hagan capaces de acogerlo, vivirlo y testificarlo por todas partes y a toda la gente.

De la Diócesis de Fajardo-Humacao, Diócesis de El Yunque, Diócesis Misionera por su fundación y realidad histórica y existencial, hoy me transfieren a la Diócesis más criolla de Puerto Rico: la Diócesis de Caguas. Pero, esta Diócesis Criolla cuenta con una historia permeada, desde sus inicios, por la renovación eclesial del Concilio Vaticano II. Son muchos los testigos que han vivido e impulsado esta renovación eclesial en la Diócesis de Caguas. Ahora, acogemos esta encomienda con alegría y pasión, recordando este origen, en ese ambiente conciliar de renovación que la vio nacer como Iglesia diocesana de Caguas. Pero, van más de cincuenta años y, hoy, la Iglesia vive un tiempo de esperanza y de renovación manifiesta con el magisterio vivificante del Papa Francisco. Magisterio que se caracteriza por su convocatoria clara y directa del llamado misionero discipular, acompañado por el testimonio vivencial y reconciliador de su pastoreo. En el caminar eclesial de Caguas se han destacado, entre muchos elementos, la formación y acompañamiento de los laicos, así como la pastoral social de compromiso solidario con los que sufren y con la cultura que nos define e identifica como pueblo. También, la evangelización renovadora, con carácter mariano, teniendo como Patrona a Santa María Madre de la Iglesia. Estos son elementos que tendremos muy presentes en nuestro ministerio episcopal, por lo que seguiremos el ejemplo discipular e intercesor de Nuestra Señora del Carmen que nunca me abandona. Además, contamos con el testimonio vivencial y celestial de nuestro Beato Carlos Manuel Rodríguez. Con estos elementos muy presentes, impulsaremos la pastoral del servicio y la comunión en cada una de nuestras parroquias y en las diversas estructuras diocesanas. Son muchos los esfuerzos realizados en esta línea, los que retomaremos y continuaremos en el mayor espíritu de servicio y de amor por nuestro pueblo y esta Iglesia local.

De cara a la realidad actual de este País y ante las necesidades particulares de esta Iglesia Diocesana de Caguas, impulsaremos el trabajo misionero y pastoral de nuestras parroquias, de tal forma que la Iglesia esté más presente entre la gente, o como dice el Papa Francisco: “entre las casas y hogares de nuestra gente”. Por tanto, acercarnos a las familias con sus proyectos, sueños y heridas; a los niños y jóvenes con sus proyectos de fe y de esperanza, o heridos en sus historias de vida; a nuestros abuelos y viejos que sufren la soledad, la marginación y el cansancio de sus etapas de vidas; acercarnos a éstos, con espíritu de acogida misericordiosa, será un deber ineludible para este Servidor. Lo mismo espero de cada uno de mis sacerdotes y diáconos, de los religiosos y de todos los líderes y responsables laicales en las comunidades y estructuras parroquiales y diocesanas. En fin, recibo esta encomienda ministerial con alegría y esperanza, como una gran oportunidad sinigual para servir y dar lo mejor de mi persona a Jesús y a su Iglesia, a mi pueblo y, concretamente, a esta Diócesis Criolla. Diócesis que me vio nacer y desarrollar como sacerdote desde Maunabo, Yabucoa, Humacao, Aibonito, Naranjito y Fajardo. Al aceptar esta nueva encomienda episcopal, invoco la intercesión de María, Madre de la Iglesia, y, concretamente, en su advocación de Nuestra Señora del Carmen, para que sea Ella quien me oriente y me muestre, como en las Bodas de Caná, los nuevos signos del Reino y la presencia de Jesús en medio de su pueblo. También, pido al Beato Carlos Manuel su intercesión y acción testimonial de fe, para abrazar a Jesús desde la Cruz y caminar con él hacia la Pascua, que es vida y un nuevo comenzar para todos.

¡Gracias y mi bendición con ustedes, contando siempre con su oración, en la misma escuela del Papa Francisco!

Cosechando... por Hna. Cleta M. López Páez

PLAN DIOCESANO DE RENOVACIÓN CATEQUÉTICA

OBJETIVO GENERAL

La Pastoral de Catequesis de nuestra Diócesis, enfocada y dirigida en Plan de Pastoral Diocesano, trabaja para desarrollar una catequesis guiada por la palabra de Dios y fundamentada en los documentos doctrinales de la Iglesia, que ayude a nuestros niños y niñas, jóvenes y adultos a descubrir:

  • el encuentro amoroso con  Dios en Jesucristo por el Espíritu Santo.
  • que la Iglesia es casa y escuela de comunión.
  • que somos discípulos  misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos tenga  vida.
  • que estamos llamados(as) a formar parte de una Iglesia de hermanos, hermanas y servidores.
  • que somos parte de una pequeña comunidad que nutre a la comunidad entera y propicia. los valores cristianos, que han de redundar en la solidaridad.

 Logros a nivel de la catequesis Diocesana

  1. La Comisión de Catequesis Diocesana se ha fortalecido como experiencia de comunión y servicio a través de los encuentros mensuales de planificación, organización de las actividades y la experiencia de formación con los coordinadores de catequesis y catequistas.
  2. Por cuatro años consecutivos se ha logrado reunir llevar a cabo con éxito, el retiro anual de Cuaresma, para catequistas de la Diócesis en Casa Manresa.
  3. Se logró reorganizar en la mayoría de las Parroquias, las estructuras de servicio de la catequesis impulsando el proceso de renovación de la misma.
  4. Se ha impulsado a través de las orientaciones catequéticas dadas a los coordinadores parroquiales, un mismo lenguaje y criterios comunes para toda la catequesis diocesana.
  5. Se logró impulsar y mantener el proceso de formación doctrinal y vivencial de las catequistas a nivel diocesano.
  6. Hay mayor consciencia en relación al Proyecto de Pastoral Diocesano, y su implicación en el proceso de renovación de la catequesis.
  7. Se gestó, desarrolló y completó la Serie de libros de la Diócesis para la catequesis, Comunidades Bíblicas. Tanto los libros del niño como las guías del catequista, ya están a la venta.

OBJETIVO PARA  LOS CATEQUISTAS 

Que los catequistas, discípulos misioneros, tengan un encuentro personal con Jesucristo, que les ayude a descubrir e iluminar el camino de su fe de tal manera, que les permita confirmar, comprender y profundizar en los contenidos de la fe y sean testigos del Reino, en las nuevas condiciones históricas en las que les toca vivir.

¿A QUIÉN  LLAMAMOS CATEQUISTA?

Llamamos catequista a aquel fiel que colabora en la iniciación cristiana de un miembro de la Iglesia, ofreciendo una formación integral que ayuda a las nuevas generaciones a vivir su fe en comunidad, a través del testimonio de su vida, transmitiendo progresivamente los contenidos de la fe.



Debes interesarte, orientarte e informarte...

¿Qué nos dice la Iglesia sobre el uso de la Internet?

Los ¿medios de comunicación ofrecen importantes beneficios y ventajas desde una perspectiva religiosa: « Transmiten noticias e información de acontecimientos, ideas y personalidades del ámbito religioso, y sirven como vehículos para la evangelización y la catequesis. Diariamente proporcionan inspiración, aliento y oportunidades de participar en funciones litúrgicas a personas obligadas a permanecer en sus hogares o en instituciones ».23 Además de estos beneficios, hay otros que son peculiares de Internet. Esta proporciona al público un acceso directo e inmediato a importantes recursos religiosos y espirituales: grandes bibliotecas, museos y lugares de culto, documentos del Magisterio, y escritos de los Padres y Doctores de la Iglesia, y la sabiduría religiosa de todos los tiempos. Posee una notable capacidad de superar las distancias y el aislamiento, poniendo en contacto a personas animadas por sentimientos de buena voluntad que participan en comunidades virtuales de fe para alentarse y apoyarse recíprocamente. La Iglesia puede prestar un servicio importante tanto a los católicos como a los no católicos mediante la selección y la transmisión de datos útiles en este medio.
Para ver el documento completo y otros recursos que éste cita, diríjase a: http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/pccs/documents/rc_pc_pccs_doc_20020228_church-internet_sp.html. 










Lo que el Papa Francisco espera de los catequistas

Lo que el Papa Francisco espera de los catequistas: identidad, volver a partir de Cristo, amor, fidelidad y alerta, por Jesús de las Heras Muela, director del semanario ECCLESIA y de ECCLESIA DIGITAL.

Más de cien mil catequistas de todo el mundo- 700 llegados desde España, encabezados por el presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis, monseñor Javier Salinas, obispo de Mallorca- participaron en unas las jornadas organizadas por el Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización en aras la celebración romana y con el Papa del Año de Fe. El Papa Francisco –un magnífico y sencillo catequista de a pie, con los pies en la tierra y… la mirada en el cielo- se encontró en dos ocasiones con los catequistas. Primero fue en la tarde del viernes 27 de septiembre, en aula de las audiencias, y en segundo lugar, en la misa de la Plaza de San Pedro del domingo día 29. En su discurso del viernes 27, largo y vivaz discurso, Francisco trazó lo que podríamos denominar la catequesis de los catequistas. Y en la homilía del domingo 29 aplicó la correspondiente de la Palabra del domingo 26 del tiempo ordinario, ciclo C, a la identidad y a la misión de los catequistas, imprescindibles cooperadores de la Iglesia.

A luz de sus dos espléndidas intervenciones, he aquí las claves, de lo que el Papa Francisco espera de los catequistas, una aportación todavía más precisa y preciosa al comenzar también un nuevo curso catequético.

1.- La identidad

El primado, lo primero es ser catequistas, no solo  trabajar como catequistas. Ser catequista es una vocación y un servicio.  Ser catequista significa dar testimonio de la fe; ser coherente con la propia vida.

Catequista es  que custodia y alimenta la memoria de Dios; la custodia en sí mismo y sabe despertarla en los demás. El catequista es precisamente un cristiano que pone esta memoria al servicio del anuncio; no para exhibirse, no para hablar de sí mismo, sino para hablar de Dios, de su amor y su fidelidad. Hablar y transmitir todo aquello que Dios ha revelado.

El catequista, pues, es un cristiano que lleva consigo la memoria de Dios, se deja guiar por la memoria de Dios en toda su vida, y la sabe despertar en el corazón de los otros. Esto requiere esfuerzo. Compromete toda la vida.

El catequista es un hombre de la memoria de Dios si tiene una relación constante y vital con él y con el prójimo; si es hombre de fe, que se fía verdaderamente de Dios y pone en él su seguridad; si es hombre de caridad, de amor, que ve a todos como hermanos; si es hombre de paciencia y perseverancia, que sabe hacer frente a las dificultades, las pruebas y los fracasos, con serenidad y esperanza en el Señor; si es hombre amable, capaz de comprensión y misericordia.

2.-  Volver a partir desde Cristo en un doble movimiento: ser discípulo y después misionero

Esto significa, en primer lugar, tener familiaridad con Él.  ¡Permanecer en Jesús!  Solo así el catequista dará fruto. ¡Dejarse mirar por el Señor! Después, volver a partir de Cristo significa también imitarlo en el salir de sí mismo e ir al encuentro del otro. El corazón del catequista vive siempre este movimiento de “sístole – diástole”: unión con Jesús-encuentro con el otro. Son las dos cosas: yo me uno a Jesús y salgo al encuentro con los demás. Si falta uno de estos dos movimientos el corazón no late más, no puede vivir.

Asimismo, volver a partir de Cristo significa no tener miedo de ir con Él a las periferias.  Si un cristiano sale por las calles en las periferias, puede tener, sí, un accidente… Tantas veces hemos visto accidentes… Pero –dice el Papa- “¡prefiero mil veces una iglesia accidentada y no una iglesia enferma! ¡Una iglesia, un catequista que tenga el valor de arriesgar para salir y no un catequista que sabe todo, pero cerrado siempre y enfermo!”.

3.- Amor, fidelidad, alerta

“Ser” catequistas requiere amor, amor a Cristo cada vez más fuerte, amor a su pueblo santo. El catequista debe amor a Jesucristo y a su Iglesia. Debe amar, pues, a sus catequizandos.

El catequista ha de vivir y mostrar la doctrina cristiana en su totalidad. Sin quitar ni agregar.

Y por ello el catequista ha de evitar y alertar del riesgo de apoltronarse, de la comodidad, de la mundanidad en la vida y en el corazón, de concentrarnos en nuestro bienestar, en su propio yo y en nuestro propio grupo

¿Qué es compromiso personal con tu ministerio?

Es una decisión que hago consciente y voluntariamente; con alegría y pasión para entregarme totalmente a la misión o ministerio para el cual Dios me ha llamado. Es fijar mis ojos en Jesús para seguir el camino trazado, hacia el cumplimiento de la misión encomendada y no permitir que cosa alguna me aparte, desvíe o me aleje del camino.

Sínodo sobre la familia

Aparecida

29. La alegría que hemos recibido en el encuentro con Jesucristo, a quien reconocemos como el Hijo de Dios encarnado y redentor, deseamos que llegue a todos los hombres y mujeres heridos por las adversidades; deseamos que la alegría de la buena noticia del Reino de Dios, de Jesucristo vencedor del pecado y de la muerte, llegue a todos cuantos yacen al borde del camino, pidiendo limosna y compasión (Cf. Lc 10, 29-37; 18, 25-43). 

La alegría del discípulo es antídoto frente a un mundo atemorizado por el futuro y agobiado por la violencia y el odio. La alegría del discípulo no es un sentimiento de bienestar egoísta sino una certeza que brota de la fe, que serena el corazón y capacita para anunciar la buena noticia del amor de Dios. Conocer a Jesús es el mejor regalo que puede recibir cualquier persona; haberlo encontrado nosotros es lo mejor que nos ha ocurrido en la vida, y darlo a conocer con nuestra palabra y obras es nuestro gozo.

¿Qué es un servidor?

Es una persona que libre y voluntariamente, ha decidido en acción de gracias, dar su vida al servicio del Señor y de la comunidad. Es olvidar los afanes, cansancio y volcarse a hacer lo que hay que hacer; y hacerlo bien.

Credo de los Apóstoles

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo su único Hijo Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo. Nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato,

Fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre, todopoderoso. Desde allí va a venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

Visitantes Internacionales

Flag Counter
Retiro Anual Diocesano de Cuaresma "Al encuentro con Jesús" 2017
Ċ
Sandra Cruz,
7 may. 2015 17:16
Ć
Canción 1Año de la Contemplación página 8.mp3
(3570k)
Sandra Cruz,
16 nov. 2016 16:20
Ć
Canción 2 Año de la Contemplación página 8.mp3
(2294k)
Sandra Cruz,
16 nov. 2016 16:20
Ć
Canción 3 Año de la Contemplación página 9.mp3
(3137k)
Sandra Cruz,
16 nov. 2016 16:20
Ċ
Sandra Cruz,
6 feb. 2017 12:50
Ċ
Sandra Cruz,
7 dic. 2015 15:42
Ċ
Sandra Cruz,
8 jun. 2012 19:31
č
Fiesta de catequesis.mp4
(9381k)
Sandra Cruz,
28 feb. 2016 9:32
Ċ
Sandra Cruz,
13 mar. 2017 16:27
ć
Sandra Cruz,
7 dic. 2015 15:42
ą
Sandra Cruz,
16 nov. 2016 16:17
Ć
UnPuebloQueConfia.mp3
(7589k)
Sandra Cruz,
12 oct. 2012 5:48
Ć
VamosACelebrar.mp3
(8107k)
Sandra Cruz,
6 nov. 2013 15:25
Comments